www.revistacontorno.com

Entrevista Dr. Mario Polo - Ortodoncista
Por: Mariolga Martínez


¿Se puede lograr una sonrisa perfecta? ¿Habrá una solución para las encías excesivas al sonreír? Definitivamente, sí.

El Dr. Mario Polo se caracteriza por ser sumamente profesional y muy perfeccionista. Tanto es así, que su toque se ve detrás de algunas de las sonrisas más hermosas de la Isla como lo son Miss Universe 2001, Denisse Quiñones, Miss Universe 2006, Zuleyka Rivera, las finalistas Miss Universe, Alba Reyes y Cynthia Olavarría, y la Miss Puerto Rico Universe 2008, Ingrid Marie Rivera, quien recientemente representara a Puerto Rico en el certamen que se llevó a cabo este año en Vietnam.

En esta ocasión el Dr. Polo, ortodoncista certificado por el American Board of Orthodontics, saca tiempo de su agenda y comparte con la Revista Contorno su estudio de aplicación de Botox® para disminuir las encías excesivas y otros tratamientos disponibles para obtener una sonrisa perfecta y, por qué no, darnos a todos la oportunidad de tener una sonrisa de reina.



01
Su trabajo como ortodoncista se puede observar en la sonrisa de muchas reinas de belleza y personalidades de la farándula, ¿Cuándo y cómo comenzó en este ambiente?

Llevo más de 15 años en el ambiente de los certámenes de belleza y el modelaje. Comencé con los tratamientos a personalidades artísticas locales. Al ser una práctica enfocada en la estética, una cosa me llevó a la otra. ¡Hasta llegar a haber atendido a prácticamente todas las participantes del certamen de Miss Universe Puerto Rico!

En el caso de nuestra Miss Universe 2008, Ingrid Marie Rivera, se le realizó un tratamiento de ortodoncia dirigido a perfeccionar su sonrisa y corregir detalles presentes que le restaban un tanto a su sonrisa, tales como nivelar y balancear la posición dental.

02
¿Cómo utiliza el Botox® para corregir el despliegue excesivo de encías al sonreír?

Comencé con esta investigación hace diez años. El primer estudio piloto fue publicado en febrero de 2005 en el American Journal of Orthodontics. Ya en febrero 2008, se publicó mi segundo artículo, en donde demuestra el efecto del Botox®. El mismo fue auspiciado por Allergan, los manufactureros del Botox®. Fue uno muy completo, ha circulado alrededor del mundo y a través de la Internet. Incluso, he recibido consultas sobre éste por parte de cientos de profesionales médicos cosméticos al igual que de personas interesadas en recibir tratamientos en sus respectivos países.

Todo comenzó con una paciente que era modelo y le interesaba participar en el concurso Miss Universe. Desde el punto de vista de ortodoncia tenía una dentadura perfecta pues ya había terminado su tratamiento. Presentaba este problemita (encías excesivas) en su sonrisa. De ahí me surge la interrogante de dónde realmente se origina esta situación, y comencé a analizar las razones de lo que es exposición de encía excesiva, encontrando las siguientes observaciones:

- Razón esqueletal o de hueso - Personas con cara larga y de hueso maxilar (quijada de arriba) extremadamente largo. Aquí la corrección es a través de una osteotomía, procedimiento quirúrgico que reduce una cantidad de hueso a la par con el exceso de diente que se enseña.

- Personas con exceso de tejido de encía - Su corrección es remover quirúrgicamente este exceso de tejido.
- Pacientes que por razones musculares enseñan mucho su encía al sonreír - Los músculos envueltos en producir la sonrisa, en particular, los elevadores del labio superior, se encuentran en un estado de hipercontractibilidad (se contraen excesivamente). Al esto ser así la encía queda más expuesta de lo normal. En fin, el Botox® se utiliza para la corrección neuromuscular del despliegue de encías excesivas o “gummy smile”.

Luego de reunirme con varios cirujanos plásticos y dermatólogos, observo que ellos utilizan el Botox® para corregir las líneas finas de la expresión facial o arrugas faciales. Mediante mi revisión de la literatura médica me percato de que el mecanismo de acción por el cual se corrigen éstas con Botox® es el que presento a continuación.

El Botox® actúa a nivel neuromuscular atenuando la contracción de los músculos específicos donde se esté inyectando, por lo tanto, bloquea la liberación de una sustancia llamada acetilcolina. Esta es necesaria para que haya conducción del impulso neuromuscular. Si no hay liberación de acetilcolina no hay contracción.

A nivel estético y terapéutico el Botox® se usa para múltiples usos. El mismo causa una quimiodenervación de los músculos que producen las líneas finas de expresión facial. En otras palabras, al inyectarlo y bloquear la liberación de acetilcolina, vamos a atenuar la contracción de esos músculos y al darse esto, las líneas provocadas por la contracción muscular desaparecen. Cuando entendí este proceso, entonces decidí intentarlo para eliminar esta hipercontracción de estos músculos que elevan el labio y así surgió la idea.

Me entrené en la técnica de inyección del Botox®. Hay que estar debidamente adiestrado, esto es esencial. Trabajé mi teoría con un grupo de cinco personas, en un estudio piloto. Desde el comienzo observé cambios, por lo que mi hipótesis fue comprobada. Por supuesto, tenía que ser probado a nivel estadístico con muestras más grandes, para finalmente ser aprobado con valor significativo.

03
¿Es la única persona en Puerto Rico practicando esta técnica?

Es posible, ya que llevo diez años trabajando con este tratamiento y fui el primero que lo reportó en la literatura respaldado por científicos. He ofrecido múltiples conferencias a nivel internacional a diversos grupos de especialistas cosméticos. El valor de esto es ayudar a personas del mundo entero a sonreír mejor. Esa es mi satisfacción. En particular, cuando tienes un caso bien retante, porque desde el punto de vista estético si la persona es bien bonita, el reto está en mejorarla, ponerla más atractiva, y lograrlo vale más que cualquier cosa.

04
¿Qué otra ventaja provee el tratamiento de Botox® para las encías excesivas o “gummy smile”?

Esta técnica beneficia no sólo a las “gummy smile”, sino también a las sonrisas asimétricas. Para determinarlo hay que hacer una evaluación clínica y radiográfica. En el caso de sonrisas asimétricas es más difícil, porque el detalle está en la dosis de Botox® que se aplique, de una forma bien precisa, para que vaya a la par con el grado de asimetría. También es de vital importancia los puntos específicos donde se va aplicar. Definitivamente, al ser una inyección de un sólo lado y no de ambos, el grado de precisión que se requiere es más alto. La clave está en individualizar la dosis al paciente de acuerdo al grado de severidad.

Otro de los beneficios marginales en estos pacientes con despliegue excesivo de encías al sonreír es que encontramos una disminución de las líneas de expresión facial en el área del surco nasolabial, ya que al inyectarse en esta área éstas disminuyen, lo que hace lucir el ojo más explosivo, haciéndolo ver más abierto y fresco.

Otro de los efectos que medí fue el período de duración. Éste varía de 4 a 8 meses, dependiendo de la metabolización del Botox® en el paciente. Siendo el efecto transitorio, si el paciente desea, se vuelve a re-inyectar cada 6 meses. Lo mismo sucede al utilizarse para otros usos cosméticos. Algunos estudios que demuestran que después de inyectarse el Botox® múltiples veces o aumentar el intervalo entre sesiones de aplicarlo, disminuye la frecuencia de re-inyección. El tratamiento tiene un costo aproximado de entre $200 a $300.

05
¿En qué consiste la ortodoncia lingual o invisible?

Existen varias técnicas para el mejoramiento de la sonrisa, entre ellas los “braces” linguales, que se utilizan desde 1980. Actualmente no los estoy utilizando, pero fueron muy útiles en un momento dado, cuando lo disponible era la aparatología externa y fija.

Hoy en día existe la alternativa de “Invisalign” que entró al mercado desde el 1999 y que actualmente estoy utilizando. Hemos logrado sustituir prácticamente los “braces” convencionales, especialmente en el caso de los adultos, ya que desde el punto de vista cosmético buscan alternativas que no sean notables. Las ventajas de “Invisalign” son: es más discreto, son casi imperceptibles, más cómodos e higiénicos ya que al ser removibles en el momento de su higiene oral, el paciente puede utilizar su cepillo e hilo dental con completa efectividad. Además, puede ser más corta la duración del tratamiento, aunque esto depende de la complejidad del caso. Estas finas molduras transparentes han tenido mucha acogida por los adultos que desean corregir su mala alineación dental.

Utilizo una filosofía de tratamiento donde logro producir una posición dental que permita que los dientes posteriores se vean simultáneamente con los dientes anteriores al sonreír. Utilizamos técnicas de ortodoncia para modificar la forma de los arcos dentales, produciendo así una sonrisa amplia, con más volumen y exposición dental de acuerdo a los parámetros estéticos establecidos. De igual forma me gusta nivelar la posición de los bordes de los dientes para que finalicen paralelos al borde inferior del labio superior al sonreír. Estos deben de guardar relación adecuada con el borde superior del labio inferior al sonreír.
Establecer un balance entre la posición de los labios al sonreír es la clave que utilizo para conseguir esta “sonrisa de reina” que todos perseguimos.
 

 


© 2011 Revista Contorno | Todos los derechos reservados

INICIO  |  EDITORIAL  |  CARTA DEL DIRECTOR  |  MEDIA KIT  |  CREDITOS  |  CONTÁCTENOS
Web desarrollado por Counterparts Media, Inc.