www.revistacontorno.com


Por: Mariolga Martínez

El Dr. Fernando Calero nos regaló de su preciado tiempo para hablarnos de su pasión por la cirugía cosmética. En esta edición tocará el tema sobre su carrera y también sobre cómo avanza la tecnología en la cirugía plástica cosmética.

01
¿Qué le motivó a enfocarse en la carrera de cirugía plástica?

Entiendo que el hecho de que soy hijo de un médico me dio la oportunidad de ver cómo el servicio que él, mi padre, prestaba, “tocaba la gente” y la gente, agradecida, se lo dejaba saber. Eso despertó la motivación de mi parte por estudiar Medicina. Siempre me ha gustado combinar la Medicina con el Arte y eso es lo que me ha llevado hoy día a ejercer esta carrera por nueve años. En la cirugía, el poder hacer un cambio real visible fue lo que más me llamó la atención.

02
¿Dónde cursó estudios?

Estudié en Mount Sinai, en Nueva York. Luego de estudiar Medicina, me hice cirujano general y luego hice la especialidad en cirugía plástica en Nueva York por tres años. Aunque hoy día sólo se requiere tres años en cirugía general, los de mi generación hicimos los cinco años en el programa tradicional. Es la manera larga, pero esto te permite sentir que estás muy bien preparado.

03
Teniendo tantas ofertas de empleo, ¿qué le motivó a radicarse en Puerto Rico?

Sí, me iba a radicar en Nueva York por las oportunidades que había, pero en unas navidades vine a una actividad familiar donde conocí al Dr. Segarra. Él era quien originalmente estaba en esta oficina. En aquel momento estaba en planes de retirarse y me ofreció trabajo para que eventualmente me quedara con su práctica y así lo hice.

Creo que fue una gran oportunidad para ambos, para mí por que estoy donde quería y porque entrené con alguien que llevaba 30 años en la práctica privada, y para él porque se pudo retirar dejando su práctica en manos de alguien confiable para él.

04
¿Qué parte del trabajo le apasiona más?

Bueno, mi área de mayor interés es la facial. La cara es la más que me gusta, aunque todo lo que hago me gusta. La otra parte que más me gusta trabajar es la cirugía del seno ya que los pacientes llegan porque ven resultados en otras personas. Recuerda que el área de la cirugía cosmética es muy amplia, y es muy difícil dominar todas estas áreas, por eso limito mi práctica de 10 a 12 tipos de cirugías. Son como rutinas. En fin, son las más que me gustan, disfruto y domino. Lo que trato es de no excederme de nueve personas en la semana, puesto que cada persona podría tener hasta tres procedimientos distintos. De hecho, trato de no mezclar los procedimientos de cara y cuerpo, por ejemplo, el “facelift” con abdominoplastia.

05
¿Cuál de las diversas intervenciones de la cirugía plástica encuentra más complicada?

La cirugía de la mano. Prefiero la parte de trauma, reconstrucción y reparación. Mi facilidad no se aplica para esto, es bastante compleja, además de que siempre me atrajo más la parte cosmética. De hecho, no trabajo la cirugía de manos, y sí, hay mucha demanda. Las manos son una parte del cuerpo que reflejan edad, mientras más edad tiene el paciente, más fina se torna la piel porque va perdiendo tejido subcutáneo, y son más notables las estructuras de la misma. Por ejemplo, las venas, los tendones y los huesos van notándose más y las manos van poniéndose delgadas y con manchitas, pero para estas manchas sí hay tratamientos para piel. Hay médicos que sí las trabajan aplicando grasa o con inyectables como el Restylane, entre otros. Los que hemos entrenado en cirugía de manos entendemos que lo más importante de la mano es la función y una cirugía estética de la mano que pueda alterar la función no está indicado porque tiene un potencial de causar infección a la mano. Esta es una de las razones por lo que hay muchos médicos que están reacios a esto.

06
¿Qué medidas toma al evaluar un paciente que desea realizarse una cirugía cosmética?

Lo primero es evaluar el historial médico de esa persona. Nos aseguramos de que esté estable de salud, qué condiciones médicas tiene y qué medicamentos está usando. También, si ha tenido cirugías previas y cómo le ha ido en ellas. Se evalúa si lo que el paciente quiere es compatible con lo que uno como cirujano pueda lograr para que tenga una idea clara de cuál será el resultado, que no tenga una expectativa mayor de la que puede ser. A veces el remedio no es quirúrgico y sí es de hacer una buena dieta y ejercicios.

Luego procedo a enseñarle fotos del antes y después para que tenga una idea más clara de sus resultados, en ese momento, y de acuerdo a su reacción, sabes si estará lista para ese resultado. Muchas veces el paciente que no queda satisfecho no es porque tenga malos resultados, sino porque tenía unas expectativas muy altas de lo que se podía lograr. Esto se hace porque existe una condición llamada Síndrome de Trastorno Dismórfico Corporal, en donde el paciente tiene una condición siquiátrica, no importa lo que se haya hecho ni lo bien que haya quedado, va a ver cosas que ni existen.

La parte emocional y siquiátrica es muy importante. Están los pacientes de depresión a causa de una situación temporal y los de depresión que requieren de medicación. Puedo trabajar con ambos casos, siempre y cuando se estén atendiendo y tomando sus medicamentos. La mayor parte de las veces la cirugía plástica los ayuda con su autoestima.

07
¿Qué opina sobre los nuevos adelantos en la tecnología?

Actualmente en Estados Unidos existen lo que se llaman “marketings tools” (herramientas de mercadeo), que son formas de llamar la atención a las personas y que no necesariamente funcionan. En el caso de la cirugía facial, hay muchas formas de hacer un “facelift” (cirugía de estiramiento facial). Le dan un nombre medio extraño, como “weekend facelift” para dar la impresión de que quedará listo y recuperado en un fin de semana, cosa que sabemos que no es cierto. La diferencia está en que no hacen lo mismo. Los procedimientos son bien superficiales, poco efectivos y de corta durabilidad. Tuve un paciente que se lo hizo y vino donde mí porque eso fue lo que prácticamente le duró, un “weekend”.

Uno como cirujano está al día en todas estas tecnologías y cada tres años toma 150 créditos de educación médica continua. Cuando salieron los hilos rusos fui con otros once cirujanos de Puerto Rico a tomar el adiestramiento. Lo que hice fue que tomé personas de mi confianza para probarlos, con la salvedad de que si no les funcionaba, les hacía el “facelift”. Terminé al cabo de más o menos seis meses, haciéndoles “facelift” a todos. Entre los avances que no tuvieron éxito te puedo mencionar los famosos hilos rusos que tuvieron su auge en los últimos dos años, al punto de que algunos cirujanos se atrevieron a decir que no harían más “facelifts” y que sólo utilizarían estos. Hoy día en Puerto Rico casi nadie los está haciendo y la compañía que tenía los hilos rusos aprobados por el FDA, se salió del mercado. Otro avance sin éxito lo fue el láser. Es un “marketing tool” que se ha usado mucho y no ha tenido los resultados esperados, en comparación a la cirugía, en ciertas condiciones.

Sin embargo, en los últimos diez años se ha visto un mayor cambio en avances tecnológicos que han impactado y han mejorado los resultados de las cirugías hoy día, por ejemplo, te voy a enumerar algunos:

  • Inyectables – Estos son cada vez más aprobados, tanto los de relleno como el Botox. Tienen una duración de aproximadamente 8 a 9 meses. Dependen de la metabolización de la persona. Además, los inyectables nos permiten complementar el trabajo que estamos haciendo.

  • Cirugía endoscópica – Permite ofrecer más opciones en cuanto a las incisiones.

  • Tecnología de ultrasonido – En la liposucción lo que hace es romper las células de grasa, en los tejidos fibrosos, como la parte superior del abdomen y la espalda, hacer que ésta salga más fácilmente.

  • Avances con “Vaser” – Es el mismo efecto que el ultrasonido pero la incisión es más pequeña.

Todos estos avances pueden ser muy ventajosos, pero no necesariamente el resultado es mejor que una tecnología tradicional. Creo que los resultados dependen más de si el médico se toma el tiempo necesario para evaluar el paciente y escoja un paciente adecuado que de la tecnología o la máquina que use.

08
¿Se ha hecho usted alguna cirugía?

Sí. Hace dos años me transplanté cabello con el Dr. Edgard Reyes, aquí en Puerto Rico. Esta vez me tocó estar en el otro lado de la moneda. El hecho de conocer y entender el procedimiento se me hizo más fácil. Sólo te puedo decir que me hinché un poco, pero por lo demás, excelente; Y no lo oculto, ya hoy día la cirugía es un tema más abierto. Prácticas como la mía, que funcionan mayormente a base de “word of mouth”, es bueno que sean abiertas. Es beneficioso, ya que así la gente no se esconde y al hablarlo los demás se motivan.

 

 


© 2011 Revista Contorno | Todos los derechos reservados

INICIO  |  EDITORIAL  |  CARTA DEL DIRECTOR  |  MEDIA KIT  |  CREDITOS  |  CONTÁCTENOS
Web desarrollado por Counterparts Media, Inc.